Princesas

—¿Sabías que el mar aquí es muy importante? 

—No hay mar aquí. 
—Por eso, es dónde más se piensa en él. Las cosas no son importantes porque existen, son importantes porque se piensa en ellas. Mi madre lo dice siempre, que existimos porque alguien piensa en nosotros y no al revés. Dice que lo dijo no se quien, pero yo creo que se lo inventa ella. Se lo inventa todo según le convenga. Yo en realidad, no creo mucho en Dios, ni soy muy religiosa ni nada; mi madre si lo es, yo no. Lo único, si he pensado... y creo que... bueno que lo peor no sería que no hubiera nada después de la muerte, lo peor seria que hubiera otra vida. Y que fuera como esta. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

A single man

El extraño caso de Benjamin Button

Cadena de favores