A single man

Durante los últimos ocho meses, despertarme ha sido doloroso. La fría certeza de que aun estoy aquí me invade lentamente. Nunca fui de los que saltan de la cama y reciben el día con una sonrisa.


Solo los tontos podían escapar de la simple verdad de que ahora no es solo ahora, es un frío recordatorio de que ha pasado un día desde ayer, un año desde el año pasado, y de que tarde o temprano llegará.


La experiencia no es lo que le pasa a un hombre, es lo que un hombre hace con lo que le pasa.


Si no se vive el presente no hay nada que augure que el futuro será mejor.







Comentarios

Entradas populares de este blog

El extraño caso de Benjamin Button

Cadena de favores