Prácticamente magia

¿Has extendido alguna vez los brazos y dado vueltas y vueltas muy muy rápido? Bueno, pues así es el amor. Se te acelera el corazón, el mundo se te pone del revés... pero si no tienes cuidado, si no mantienes tus ojos fijos en algo inmóvil, puedes perder el equilibrio y dejar de ver lo que ocurre con la gente a tu alrededor, y no te das cuenta de que estás a punto de caer.


Comentarios

Entradas populares de este blog

A single man

El extraño caso de Benjamin Button

Cadena de favores