Leonardo Da Vinci




Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto.





La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte.


La sabiduría es hija de la experiencia.


Si es posible, se debe hacer reír hasta a los muertos.


Aquel que más posee, más miedo tiene de perderlo.


Mientras pensaba que estaba aprendiendo a vivir, he aprendido cómo morir.


Donde hay más sensibilidad, allí es más fuerte el martirio.  


Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.


Verdaderamente, el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de éstos.


Reprende al amigo en secreto y alábalo en público.


Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.


Todo nuestro conocimiento tiene su principio en los sentimientos.


Quien no castiga el mal, ordena que se haga.


El que no valora la vida no se la merece.


Mediocre alumno el que no sobrepase a su maestro.


Son vanas y están plagadas de errores las ciencias que no han nacido del experimento, madre de toda certidumbre.




Comentarios

  1. si las razones del ser humano no fueran mediocres como la destrucción, el mundo serio mejor

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

A single man

Cadena de favores

El extraño caso de Benjamin Button